7 ventajas de usar lentes de contacto

  • Ampliación del campo visual al tener una visión lateral que no existe con las gafas.
  • Visión más natural de los objetos, ya que las lentillas son muchos más finas que los cristales de las lentes.
  • Comodidad de uso al realizar deporte, ya que no se caen ni molestan. Pero debemos tener cuidado si practicamos natación y consultar su uso con nuestro óptico.
  • Ausencia de reflejos tanto en los objetos que visualizamos como en nuestros ojos, al no tener un cristal que los emita.
  • No se empañan en ambientes calurosos o húmedos, a diferencia de las gafas.
  • Se recomienda su uso cuando nuestros ojos tienen graduaciones muy diferentes entre sí. Con las lentillas facilitaremos a nuestros ojos unir de manera correcta la imagen que capta cada uno.
  • Si no queremos utilizar gafas, las lentillas son la alternativa perfecta para corregir nuestro problema visual.

Instrucciones de higiene y limpieza de las lentes de contacto

La higiene es uno de los factores más importantes a la hora de prevenir infecciones y otros problemas que pueden afectar, no solo a la salud de nuestros ojos, sino a nuestra visión a largo plazo.

A continuación incluimos algunos consejos sobre lo que se debe y lo que no se debe hacer durante la limpieza de las lentes de contacto, además de las razones para ello:

  • Lávese las manos con agua y jabón antes de tocar las lentes de contacto.
  • Si es posible, utilice un jabón antibacterias y séquese las manos con una toalla que no suelte pelusa. No utilice jabones a base de aceite o perfumados, ya que podrían empañar o ensuciar las lentes.
  • Utilice una dosis nueva de solución de limpieza para lentes de contacto cada vez.
  • No mezclar nunca las distintas soluciones para el cuidado de lentes de contacto, a menos que esté indicado de forma expresa que pueden emplearse conjuntamente.
  • No utilice agua corriente ni esterilizada, saliva, solución salina ni colirios humectantes. Ninguno de estos productos sirve para desinfectar y limpiar correctamente las lentes de contacto.
  • Frote las lentes de contacto con los dedos y después enjuáguelas con solución de limpieza.
  • Los estudios han demostrado que el método de «frotar y enjuagar» es el mejor para limpiar las lentes de contacto, incluso con las soluciones de limpieza de lentes en las que se indica que «no es necesario frotar». Evite tocar las lentes con las uñas. Las uñas, aparte de estar afiladas, son el refugio perfecto para los gérmenes y la suciedad.
  • Enjuague el estuche portalentes con solución limpia y déjelo tumbado y abierto para que se seque.
  • No limpie el estuche con agua, ya que puede contener impurezas y microorganismos. Además, no deje el estuche cerca del baño o en lugares húmedos donde pueden acumularse moho y gérmenes.
  • Humedecer con más frecuencia las lentillas una vez puestas (lágrima artificial).

Instrucciones para colocar las lentes de contacto

  • Con cada lente, asegúrese de que la lente no está del revés. Colóquela en su dedo índice para comprobar el perfil y poder advertir si esta al revés como aparece en las fotografías.
  • Con los dedos índices y medio de la otra mano, sujete el párpado superior hacia arriba y el párpado inferior hacia abajo. Colóquese la lente en el ojo. Repita el procedimiento para el otro ojo.

Instrucciones para quitar las lentes de contacto

Mire hacia arriba y sujétese el párpado inferior hacia abajo. Pellizque suavemente el borde inferior de la lente y sepárela del ojo con las yemas de los dedos índice y pulgar. Repita el procedimiento para el otro ojo.